La construcción del nuevo edificio del Instituto Dan Beninson, ubicado en el Centro Atómico Ezeiza fue promovida desde la creación de la carrera Ingeniería Nuclear con Orientación en Aplicaciones, en el marco del Plan Nacional de Medicina Nuclear.

El proyecto edilicio se llevó a cabo mediante un acuerdo entre la CNEA y la UNSAM.

UNSAM lleva adelante el proyecto de diseño, licitación y dirección de obra.

El plan incluyó no sólo la obra civil sino también el equipamiento integral del edificio: mobiliario, máquinas y equipos de laboratorio.

El diseño del mismo comenzó a mediados del año 2014, con una primera intención de una sola planta que se ubicaría cerca del arroyo Aguirre, aunque luego se decidió cambiar la locación por la actual, junto al primer edificio del Instituto.

Se emplaza dentro del predio del Centro Atómico Ezeiza, a 200 metros de la entrada principal, a la vera de la ruta provincial Presbítero González y Aragón, a 8km de la autopista Ricchieri.

Esta dividido conceptualmente en dos grandes sectores:

El primero es la planta baja que representa un espacio blando, permeable o abierto de recepción. Un símbolo de ello son sus paredes exteriores vidriadas, luminoso en todos sus locales, con varios ingresos a los costados el edificio y amplios espacios comunes internos y externos.

En esta planta se encuentran las oficinas del personal administrativo, técnico y profesional; un SUM (Salón de Usos Múltiples) para charlas o eventos, y un sector de esparcimiento y uso compartido junto al buffet.

El segundo espacio, ubicado en el primer piso representa un sector más rígido, de uso exclusivamente académico. En él se disponenen cinco aulas y cinco laboratorios: dos de ellos radioquímicos con una sala de mediciones incorporada, uno químico convencional, otro de electrónica, y por último el de computación. También se encuentra la biblioteca del centro atómico, la cuál dispone de gratos espacios para dedicar al estudio.

El diseño del edificio fue realizado por el área de Infraestructura de la UNSAM, basado en los estándares de calidad edilicios que la universidad establece de manera general y cuya experiencia ha sido muy satisfactoria.

La superficie aproximada es de 2500m2 cubiertos, dividido en dos plantas y un estacionamiento para 20 automoviles, que se suman a los 750m2 del actual edificio del instituto.

Los laboratorios radioquímicos serán de uso exclusivo para docencia e investigación. Contarán con instalaciones aptas y debidamente acreditadas para el uso de fuentes radiactivas abiertas. Se incorporará en una segunda instancia de compra, el equipamiento para medición de radiación alfa, beta, gamma y neutrones.

El laboratorio de computación que contará con 12 pc’s, un pequeño cluster de 15 máquinas y una impresora 3D.

El laboratorio de electrónica dispondrá de instrumental de medición convencional, con dos detectores centelladores completos y un láser semiconductor de alta resolución temporal.

La obra de Ingeniería comenzó en diciembre de 2015 y ya se encuentra en un su etapa final de construcción. Se prevé la entrega y finalización para Junio del 2018.